Adiós, verano

Y, así, de repente, el calor del verano se ha marchado. Ahora estamos de verdad en septiembre. Algunos, con la bajada de las temperaturas, se han apresurado a vestirse de otoño como si hiciera frío. Pero todavía es pronto.

Esta tarde, cuando volvía a casa, después de unas compras en el centro comercial, mis ojos se encontraron con esta bella imagen: un cielo que ardía tras los edificios de la ciudad. Me detuve para contemplar la puesta de sol e hice unas fotos con mi modesta cámara. No quería moverme de allí, pero debía seguir mi camino. Al darme la vuelta, noté que detrás de mí una señora y unas estudiantes de secundaria hacían lo mismo que yo con sus móviles.