Pajarito

Pajarito, ¿por qué languideces?

Te encerraste en una jaula y ahora te niegas a salir.

Tus ojos no tienen luz.

Tus colores se apagan.

¿Por qué no escapas y extiendes tus alas sobre mí?

Te he llamado y tú me rehúyes.

Tienes frío y no te puedo calentar.

¿Recuerdas? Volamos juntos por el cielo azul,

muy alto, ¡arriba!, ¡arriba!

Y yo te seguía. Siempre detrás, mi dulce pajarito.

Tan ingenuo, tan cabezota. Tan hambriento de amor.

Quiero tocar el sol y la luna contigo, ven, ¡salgamos a volar!

Pero te quedas inmóvil y en silencio. La mirada clavada en el suelo.

Pajarito, ¿qué hay dentro de tu cabeza?

¿Un cielo brumoso, una tormenta que te enloquece?

Quizás un torbellino de dolor…

Miruku

Miruku (Milk, en inglés) es una canción del cantante y compositor Tamio Okuda, que expresa la emoción de unos padres ante la imagen de su bebé recién nacido. La cantante Ayano Tsuji, con su inseparable ukelele y su dulce voz, interpreta esta canción de cuna de una manera elegante y sencilla. Esta es mi traducción al español:

Miruku

Música y letra: Tamio Okuda
Cantante: Ayano Tsuji

Con tu dedito índice 
me llama tu vida recién hecha.

La, la, la, la, la...

El llanto incansable 
arropado por dos sonrisas.

La, la, la, la, la...

Arropado...
Arropado...
Arropado...

ミルク

作詞:奥田民生 作曲:奥田民生
歌手:つじあやの

小さな小さな指先で
僕に呼びかける できたての命

La La La La La La La

疲れを知らない泣き声は
二つの笑顔につつまれて

La La La La La La La

つつまれて
つつまれて
つつまれて

Bécquer desconocido

Bécquer desconocido es un documental de 2010 que merece ser difundido a los cuatro vientos.
¿Quién no conoce algún poema de Gustavo Adolfo Bécquer? ¿Quién no ha dicho «Poesía eres tú»? Sin embargo, sabemos poco del poeta, de su lado más humano, lejos del mito. En este documental (que ya fue emitido en TVE) descubriremos eso y más, nos hará sentir su poesía hasta el fondo del alma.
Escuchad y sentid.

“Yūzutsu wo mite”, de Haruo Satō

“Yūzutsu wo mite”, de Haruo Satō

Yūzutsu 夕づつ es una palabra formada por la combinación de dos kanjis: 夕 (yū, la tarde) y 星 (hoshi, estrella). Es el planeta Venus que se ve en el cielo del oeste, al atardecer (西の空に見える金星). Y aunque todos sabemos que Venus es un planeta, tradicionalmente se le ha considerado una estrella, la estrella vespertina.

Cuando leí este poema por primera vez, me gustó la sonoridad y sencillez de sus palabras que evocaban un atardecer íntimo y sereno, dirigidas a una dama desconocida.

El poeta y novelista Haruo Satō 佐藤春夫 (1892) estaba casado con la actriz Kayoko Maiya, pero se enamoró de Chiyoko, mujer del escritor Junichiro Tanizaki. Aunque su esposo parecía no amarla (tenía relaciones con la hermana de su mujer) se opuso al divorcio. Finalmente, se casaron en 1930.

¿Es posible que las palabras de este poema fuera dedicadas a Chiyoko Tanizaki, un amor tan inalcanzable y brillante como la estrella vespertina?

En el siguiente vídeo podéis escucharme recitando este poema (que yo misma he traducido) en japonés y español. Espero que os guste.

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: