Nigauri

Cuando llegué a Japón descubrí que en este país se comía alimentos que nunca había visto en mi vida. Uno de ellos era una especie de pepino con verrugas que un día vi en el supermercado, al lado de las otras verduras. Enseguida quise probarlo y me lo llevé a casa. Pero mi primera experiencia fue negativa. ¡Ese pepino rugoso sabía a rayos!

Su nombre en japonés es nigauri o goya (nada que ver con nuestro pintor), y en español recibe inexplicablemente la denominación de melón amargo —¡¿por qué?!—. La ciencia, sin embargo, prefiere llamarlo momordica charantia.

Han pasado ya bastantes años desde la primera vez que le hinqué el diente y mi percepción de los sabores ha cambiado bastante. Con el paso del tiempo aprendí a cocinar el goya japonés con un poco de aceite de oliva, ajo, sal, salsa de soja y mirin (sake dulce para cocinar), y ahora me encanta, si no está crudo, claro . Dicen, además, que reduce los niveles de azúcar en la sangre y que ayuda a evitar el cáncer…

En fin, espero que sea muy bueno para la salud, porque llevo un mes comiendo nigauri casi todos los días…